Días nublados

13 Aug Días nublados

No todo son luces y alegrías y triunfos. Hay días en que uno tiene la tentación de ceder al desaliento, que ve que las cosas no marchan y que, en cierta medida, regresa a la casilla de salida. Pues sí, hoy es de esos días nublados, por mucho sol que inunde Ocotal.

Han sido las fiestas este fin de semana y M. está completamente dispersa. Su madre no le ha dejado repasar porque tenía que dedicarse a otras labores. En la parte de matemáticas le costaba contar hacia atrás y en la lectura ha intentado sus primeros engaños. Como ya conoce las palabras por la forma, imita el proceso de lectura pero en realidad sólo está recordando.
Decidimos construir un anagrama con su nombre y no identifica ningún fonema. Regresamos al alfabeto de cartón que construimos juntos y tampoco acierta. “Ay, profe, no puedo” y entorna los ojos y mueve las manos en un inequívoco gesto de rechazo. La despertamos, la movemos, la retamos, la animamos: casilla de salida. Vuelta a la primera semana.
Y es que hay días así, un poco grises, donde el tiempo se hace denso y el sentimiento de regresión, de ver cómo se pierde lo que tanto costó conseguir lo inunda todo.
Para mitigarlo es bueno escribir y reflexionar. Pensamos en las palabras de otro amigo profesor quien comentaba que la mente también requiere entrenamiento: “Si nos machacamos en el gimnasio o nos preparamos diariamente para una competición…¿por qué habría de ser diferente con el estudio?”
Tres días en blanco y vuelta a empezar.
En fin, estos días nos recuerdan lo frágil que es la memoria y lo importante que es el esfuerzo y la constancia. Además, seguro que mañana sale el sol…
admin
daukaia@gmail.com
No Comments

Post A Comment