Retrato robot de un profesor nicaragüense

10 Aug Retrato robot de un profesor nicaragüense

Ya estamos casi en el ecuador de nuestra estancia en Ocotal. Hoy se cumplen dos semanas de esta aventura que nació de nuestras conversaciones, inquietudes y preocupaciones como profesores. Quizás es un buen momento para escribir y reflexionar sobre cómo se entiende dicha figura aquí y los rasgos que la distinguen de sus homólogos españoles.

A lo largo de las casi dos semanas hemos visitado varios centros y hablado con sus directores y profesores. Hemos visto tres tipos de centros que, a pesar de sus diferencias con el sistema español, pueden  considerarse cercanos a lo que entendemos por privado, concertado y público. Lo interesante al respecto es que un profesor no tiene que cambiar de registro o metodología ya que lo más probable es, como hemos comprobado, que esté dando clase en los dos centros al mismo tiempo. ¿Cómo es posible tal situación? Hay que regresar a ese retrato.
Para ser profesor en Nicaragua se necesitan no sólo vocación sino convicción, perseverancia y, especialmente, espíritu de sacrificio. Un profesor gana aproximadamente ciento cincuenta euros al mes por treinta horas lectivas, más planificaciones, más tutorías, etc. Como anunciábamos, lo normal es que un profesor tenga que trabajar en dos centros al mismo tiempo. Lo que supone unas jornada semanal de sesenta horas. Al día, según nos comentan los profesores, trabajan entre doce y catorce horas. Otro dato que no debe ser considerado anecdótico es que la ratio de alumnos es entre los cuarenta y cincuenta alumnos. Tema aparte sería el comportamiento y gestión del aula con dicho alumnado.
Hay una parte positiva en el presente contexto: en el ámbito rural, en esencia en el que nos encontramos, un profesor está visto como una “autoridad”: alguien cuya palabra tiene un valor y su consejo una importancia. Un profesor está muy valorado socialmente.
Sin embargo, cuando uno habla con ellos y comenta el proceso se entiende la dureza de las condiciones. Generalmente son profesores que, tras estudiar su carrera y una posterior capacitación, trabajan muchas horas por un sueldo que no les suele compensar y en unas condiciones bastante adversas. Muchos de ellos entienden esta profesión como una etapa intermedia para un posterior ascenso a un futuro mejor o una profesión más agradecida.
En próximas entradas hablaremos de las aulas, tipología de alumnos y otros tantos aspectos de un sistema tan complejo y fascinante como el educativo, aquí en Ocotal.
admin
daukaia@gmail.com
No Comments

Post A Comment